ACTUALIDAD

 

Arquitectura de nuestro siglo: César Pelli
(Tucumán, 1926 . New Haven, 2019)

El argentino César Pelli fue el constructor de rascacielos más cotizado del globo. Más que un arquitecto, fue un urbanista que dentro y fuera de la articulada geometría de sus edificios clamó por la belleza, sin olvidar la función, y atendiendo a los detalles, sin posponer el trazo de las formas más sugerentes. En estas páginas, nuestro homenaje.

 

César Pelli ha levantado algunos de los edificios más emblemáticos de nuestra época, prestando atención en cada uno de ellos a la rápida evolución de la tecnología. Él fue el creador de las torres Petronas, en Kuala Lumpur, Malasia, que adornan la urbe desde todos los puntos de vista. Son las gemelas más altas, con 95 pisos de altura y poco más de 452 m. Y durante más de un lustro fueron los edificios más altos del mundo.
La obra de Pelli es congruente con sus planteamientos estéticos, donde predomina el realismo y la imaginación de los espacios. Con inteligencia ha traducido sus perspectivas de la estética modernista con los planteamientos de las construcciones de la antigüedad. Pelli ha planteado que no se debe caer en el reduccionismo, y ha ofrecido nuevas formas para paladear los espacios.
De él es la primera ampliación del MoMA de Nueva York (1984), del Jardín de invierno que fue dañado por los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, del Museo de Arte Contemporáneo de Osaka o de un sin número de rascacielos —entre otros, las torres Cristal, Sevilla e Iberdrola en España—.
Hijo de una profesora de francés de origen sardo, que le inculcó la idea de “ir más arriba del nivel de uno y de la exigencia de la escuela” y de un funcionario de origen italiano (de Carrara) que trabajó para la Administración “hasta que con la crisis de los años treinta lo echaron y se dedicó a vender tintas” —le contó a Loreley Gaffoglio en una impagable entrevista publicada en La Nación en 2014—, Pelli conoció a su mujer, la arquitecta y paisajista nacida en Gijón, Diana Balmori, cuando ambos eran niños. Juntos estudiaron arquitectura y juntos “y a base de comer pan tostado durante semanas” consiguieron completar estudios en la Universidad de Illinois. Con 20 años ya tenían a su primer hijo, Denis, poco después nacería Rafael, que es arquitecto y se asoció a su padre en 2005.
Pelli y Balmori comenzaron juntos. Una de sus primeras oportunidades llegó cuando, tras haber trabajado casi una década para el finlandés Eero Saarinen —autor de la terminal de la TWA en el aeropuerto Kennedy—, les encargaron la ampliación del edificio del Museum of Modern Art (MoMA) en Nueva York. Corría 1977 y Pelli, que con 51 años puso entonces en marcha su estudio, tomó una decisión que determinaría su vida profesional: no correría riesgos, trabajaría con precisión ajustándose a un calendario y, sobre todo, a un presupuesto. Era lo que había aprendido en el estudio DMJM y fue la razón por la que consiguió firmar la ampliación del MoMA. La modernidad se estaba traduciendo a construcción industrial, más o menos anónima, y la marca del poder tendría más importancia que el nombre del cliente o la mano del arquitecto del que se esperaba, fundamentalmente, la ausencia de problemas. La ampliación fue criticada por poco ambiciosa. Pero la carrera de Pelli y su asociación con la calidad arquitectónica, entendida como eficacia y funcionalidad, estaba lanzada.
Entre 1977 y 1984 fue decano de la Universidad de Yale. Y ese mismo año culminó la sede de Goldman Sachs, el rascacielos más alto de Nueva Jersey. Cuatro años después concluyó el famoso Jardín de invierno (1988) —conocido como Brookfield Place— que formaba parte del World Financial Center y fue dañado durante los ataques del 11 de septiembre. Balmori, quien falleció en 2016, idearía el paisajismo de ese proyecto y viraría hacia esa disciplina trabajando posteriormente junto a su hijo Rafael en proyectos pioneros a la hora de combinar ahorro energético, densidad y revestimientos vegetales.
Para entonces, el arquitecto hecho a sí mismo, que había conocido las historias de la pobreza familiar —“mi abuelo era tan pobre que nunca se lavó los dientes y heredó nueve panes”— y de superación de boca de su madre, ya era un profesional resolutivo y cosmopolita. Estaba a punto de firmar el rascacielos más alto del mundo. Las Torres Petronas de Kuala Lumpur, de 452 metros de altura y unidas por un pasadizo entre los pisos 41 y 42 por una cuestión estructural, eran el edificio más alto del mundo cuando dos aviones chocaron contra las Torres Gemelas en Manhattan. En 2003 dejaron de serlo. Pero Pelli ya nunca cesó de construir: barrios enteros en Londres —Canary Wharf— o el urbanismo de Abandoibarra y rascacielos en Madrid (Torre Cristal), Bilbao (Torre Iberdrola) o la controvertida Torre Sevilla, que puso en jaque la huella urbana de la Giralda.

 


 


Pelli y su tierra
Por primera vez, la Arquitectura tuvo un Premio Konex de Brillante. Y fue en 2012 gracias a César Pelli . Lo ganó luego de la selección realizada por un prestigioso jurado entre más de 20 finalistas ganadores de los Premios Platino en las Artes Visuales. El reconocimiento destacó su dilatada trayectoria, su obra singular y su calidad humana.
Pero más allá del premio, Pelli tuvo entre sus virtudes no haberse olvidado de su terruño. Sólo en Buenos Aires cinceló cuatro de sus joyas. El Edificio República (1996) fue la primera. Su forma está relacionada con las particularidades del terreno. Es un lote casi triangular con una larga hipotenusa enfrentada al río y con uno de sus vértices que da a la Plaza Roma.
Pelli pensó que más que una torre, convenía hacer un volumen que terminara de completar el tejido de la ciudad tradicional. Adaptándose al terreno, creó un edificio con forma de barco (o de cuchillo, como también se ha dicho) que apunta su proa al Norte. Y con un juego de formas cóncavo-convexas generó una particular terraza a la altura de los árboles hacia la plaza. Su frente es de una riqueza sin igual. Remedando el almohadillado de los edificios clásicos de Buenos Aires (buñas que se hacían en el revoque simulando trabas de bloques de piedra) con un muro-cortina de aluminio y vidrio con un inédito espesor.
Luego llegarían el edificio Bank-Boston (2000), la Torre YPF (2008) en Puerto Madero y la torre para Banco Macro, en Catalinas Norte, recientemente finalizada.

 

Su último proyecto en Argentina: El centro cultural Lola Mora
El nuevo Centro Cultural Lola Mora es el último proyecto del célebre tucumano en estas tierras. Se trata de un museo diseñado para resguardar seis obras de la artista pionera en romper con los estereotipos de género que hace varias décadas pertenecen al patrimonio de San Salvador de Jujuy. “El progreso”, “La justicia”, “La paz”, “El trabajo”, “La libertad” y “Los leones” conformaban originalmente dos grupos escultóricos que flanqueaban las escalinatas del Congreso Nacional. Removidas por prejuicios contra los desnudos en 1921, yacieron olvidadas en un depósito hasta 1936, cuando el senador jujeño Carlos Zabala logró que las donaran a su provincia.
Contratada como Directora de Parques y Jardines, fue la propia Lola la que decidió el emplazamiento de las esculturas, cuatro en los jardines de la Casa de Gobierno jujeña, una frente a la estación de trenes, y la sexta en una plaza. Debido a varios episodios de vandalismo y al deterioro sufrido por el viento y las lluvias, después de intenso debate se acordó la necesidad de resguardarlas en un museo.
Pelli solía decir que el mejor fondo para las esculturas de Lola era el cielo de Jujuy. Y así logró plasmarlo en su proyecto, una pasarela de 100 metros con carpinterías de cristal de piso a techo, donde las obras, a pesar de permanecer en interiores, se recortarán sobre el paisaje.
Para lograrlo fue fundamental la elección del sitio, Altos Las Viñas, una colina con frondosa vegetación que se eleva a sólo dos kilómetros del centro de la ciudad. El terreno está atravesado por un huaico -desplazamiento de tierras causado por un alud- y ofrece vistas panorámicas hacia las cuatro regiones de la provincia: los valles, la quebrada, las yungas y, a la distancia, la Puna. Además de las salas de exhibición, el centro ofrecerá talleres de arte, una biblioteca, una tienda y restaurante.
La arquitectura del Centro Cultural surge como respuesta a su emplazamiento. “Sus formas cóncavas obedecen al huaico que yace hacia el Norte y a la magnífica arboleda que crece hacia el Sur. A la vez que funciona como un puente que une los dos sectores del terreno, la amplia fachada convexa hacia el Oeste brinda generosas vistas y un fondo de yungas para las esculturas”, describe en la memoria Susana La Porta Drago, del estudio Pelli-Clarke-Pelli.
En el corazón del edificio se ubica el centro interpretativo, una sala audiovisual que enmarcará la obra y la vida de Lola Mora en su contexto social e histórico. La mayor carga conceptual está dada por la referencia espacial que aporta Pelli: la planta tiene forma de cincel, el elemento fundamental de la escultura.
A lo largo de su recorrido, el edificio ofrece diferentes escalas de aproximación a las obras y la oportunidad de apreciarlas tanto en conjunto como individualmente. Así, el diseño de Pelli considera al visitante como protagonista de la experiencia. El recorrido es claro pero brinda opciones diferentes, ya que enlaza al centro de interpretación y a la sala de exhibición con otros volúmenes que albergan los talleres de arte, la biblioteca, la tienda de regalos y el restaurante.
La silueta del edificio se inicia modestamente en el puente y se acrecienta hacia la barranca. Su suave horizontalidad se contrapone a un elemento vertical que funciona como ícono, señalando la presencia del Centro Cultural a la distancia y que además alberga turbinas eólicas para generación de energía sustentable. Los techos, por otra parte, están revestidos con células fotovoltaicas y con colectores solares. Parte del agua de lluvia se utiliza como aguas grises y el resto se controla y ralentiza para evitar erosión, a través de una serie de muros de contención que crean pequeños diques en el huaico. El agua de lluvia que corre sobre el techo del volumen principal descarga sobre los diques a través de una serie de gárgolas visibles desde el puente.
Se destaca también el tratamiento paisajístico del entorno, a cargo Balmori Associates, el estudio fundado por quien fuera esposa de Pelli, Diana Balmori. Se respeta la vegetación circundante y se incorporan jardines con especies locales, que no compiten con el bosque nativo.
El proyecto ejecutivo para el Centro Cultural se presentará en diciembre, cuando empezará el proceso de licitación, con vistas a comenzar las obras -que llevarán 18 meses- a mediados de 2020. Javier Urani, arquitecto y auditor de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, está a cargo de la curaduría del centro interpretativo y también participa del proceso de traslado de las obras. “Es mucho más fácil moverlas en medio del proceso constructivo, antes de cerrar la caja, dado que se corren menos riesgos de daño si el traslado se realiza en forma vertical” explica.
Urani también anticipa que su intención es que el museo funcione como un núcleo que concentre la obra de Lola Mora y vaya creciendo a medida que aparezcan nuevas facetas de esta enorme artista.

 


 


 

 

 

 

 

Un recorrido por sus obras
Imposible realizar un recorrido, el mundo fue su tablero y sus edificios pueblan el paisaje de las ciudades más diversas de nuestro planeta.
Elegimos 12, son sólo una muestra de su genialidad.


Pacific Design Center, 1975-2013.
El campus de 57.000 metros cuadrados abrió sus puertas en West Hollywood, California, en 1975 con el Centro Azul, apodado por la gente como la Ballena Azul debido a su llamativo revestimiento de cristal. A él se añadieron el Centro Verde (1988) y el Centro Rojo (2013).


World Financial Center, 1982-1988.
Es un complejo de 6 edificios comerciales y financieros cercanos al World Trade Center de Nueva York construido entre 1982 y 1988. Se levanta sobre una zona ganada al mar usando la tierra excavada durante la construcción del World Trade Center. Ha sido la sede de varias compañías como Merrill Lynch o American Express. En 2014, el complejo cambio de nombre a Brookfield Place tras haber sido sometido a extensas reformas.

 


 


One Canada Square, 1991
Es el edificio central del Canary Wharf, en Docklands (Londres). Hasta hace poco se trataba del edificio más alto del Reino Unido y uno de los más altos de Europa con 235 metros de altura y 50 plantas.


Torres Gemelas de Polanco, 1990-1999
Se consideran dos de los rascacielos (128 metros) más seguros de Polanco junto al Hotel Presidente y el Hotel Nikko México. Han soportado dos temblores a lo largo de su historia: el primero en 2003 con 7.6 puntos en la escala de Richter y el segundo el 13 de abril de 2007 de 6.3.


Torres Petronas, 1992-1998
César Pelli se inspiró para su planta en el diseño geométrico islámico, entrelazando dos cuadrados de tamaño gradualmente decreciente en la parte superior que forman una estrella de estrella de Salomón (ocho puntas). A ellos se añaden unos lóbulos de refuerzo con lo que se logra una estrella de doce puntas. Su construcción comenzó en 1992, terminando en 1998. Con 88 pisos estos dos edificios de Kuala Lumpur (Malasia) fueron los más altos del mundo entre su finalización y 2003.


International Finance Centre, 2000-2003
Situado en la costa del Distrito Central en Hong Kong, China, el IFC contiene dos rascacielos, el centro comercial IFC y el Four Seasons Hotel Hong Kong, con 55 plantas. La Torre 2 es el segundo edificio más alto de Hong Kong, por detrás del International Commerce Centre en Kowloon Occidental y novendo edificio más alto de China y el decimocuarto edificio de oficinas más alto del mundo.


Torre de Cristal, 2004-2009
Es la segunda por la derecha en esta foto de las “Cuatro Torres” de Madrid, un rascacielos de 249 metros y 50 plantas propiedad de la aseguradora Mutua Madrileña. Es el edificio más alto de España y el cuarto de la Unión Europea.

 

 


La Gran Torre Santiago, 2006-2013
Con 300 metros de altura es la primera edificación chilena con ascensores expresos, capaces de recorrer 60 metros en 7 segundos y la torre más alta de Iberoamérica y la cuarta del hemisferio sur. Como particularidad, hay que señalar que está construida en un sector de alto riesgo sísmico.


Torre Iberdrola, 2007-2011
Con 165 metros de altura es el edificio más alto de Bilbao y el octavo de España. Empezó a construirse el 19 de marzo de 2007 y se terminó en 2011. El Rey Juan Carlos I lo inauguró oficialmente el 21 de febrero de 2012.


Torre Sevilla, 2008-2015
Con su planta elíptica y 37 plantas /180,5 metros) es el edificio más alto de Andalucía y el séptimo de España. Se encuentra en el sector sur de la isla de la Cartuja junto a las avenidas del Patrocinio e Inca Garcilaso. La fachada de vídrio se protege del sol con lamas de aluminio de color terracota.

 

Torre Unicredit, 2009-2012
Con una altura de 231 metros, es el edificio más alto de Italia y, por ende, de Milán. Actualmente es la sede del banco italiano UniCredit.

 


 


ARIA Resort & Casino, 2009
El hotel de 183 m y 4.000 habitaciones, el casino de 14.400 metros cuadrados (el primero que deja entrar luz natural en Las Vegas) y el centro de convenciones de tres pisos son la parte central más importante del CityCenter, que tiene en total 961.100 metros cuadrados. El ARIA Resort & Casino abrió el 16 de diciembre de 2009, convirtiéndose en el primer gran edificio en conseguir el premio a las energías renovables Leed.

 

 

Obras de César Pelli
1966: Centro Postal Worldway, un aeropuerto de Los Angeles International, California.
1967: Kukui Gardens conjunto habitacional en Honolulu, Hawaii.
1969: Palacio Municipal de San Bernardino, California.
1972: Centro de Diseño Pacific en Los Angeles, California.
1972: Embajada de Estados Unidos en Tokio, Japón.
1981-1987: Centro Financiero Mundial en la ciudad de Nueva York.
1982-1984: Herring Hall en la Rice University, Houston, Texas.
1984: Torre Residencial en la parte superior del Museo de Arte Moderno (MoMA) en la ciudad de Nueva York.
1984: Museo Mattatuck, Waterbury, Connecticut.
1986: Plaza One Canada, Londres, Inglaterra.
1987: Centro de las Artes Blumenthal, Charlotte, Carolina del Norte.
1987-1990: Torre del Carnegie Hall , ciudad de Nueva York.
1989: Centro Wells Fargo (anteriormente Centro Norwest), Minneapolis, Minnesota.
1989: Gaviidae Common, Minneapolis, Minnesota.
1990: Oficinas Centrales del Nippon Telegraph and Telephone, Tokio, Japón.
1990: El número181 de la calle West Madison, Chicago, Illinois. Un rascacielos de 50 pisos supuestamente inspirado por el Segundo lugar de Saarinen del concurso realizado para la torre del Chicago Tribune.
1991: Torre Key, Cleveland, Ohio.
1991: Centro para las Artes Aronoff , Cincinnati, Ohio.
1991:Centro Artístico Frances Lehman Loeb en el Vassar College, Poughkeepsie, Nueva York.
1992: Centro Corporativo del Bank of America, Charlotte, Carolina del Norte.
1995: Centro Wachovia , Winston- Salem, Carolina del Norte.
1996: Banco República, Buenos Aires, Argentina.
1997: Aeropuerto Nacional Ronald Reagan, Washington, DC.
1998: Centro Overture, Madison, Wisconsin.
1998: Torres Gemelas Petronas, Kuala Lumpur, Malasia.
2001: Centro para las Artes Bucksbaum Center en el Grinnell College, Grinnell, Iowa.
2001: Centro Atlético y de Acondicionamiento en el Grinnell College, Grinnell, Iowa.
2003: Centro Atlético Ratner en la Universidad de Chicago, Chicago, Illinois.
2003: Centro Cira de Filadelfia.
2003: Centro Financiero International Two, Hong Kong.
2003: Center for Drama and Film & el Teatro Martel en el Vassar College, Poughkeepsie, NuevaYork.
2003: El número 25 de la calle Bank Street, Docklands, Londres.
2003: El número 40 de la calle Bank Street, Docklands, Londres.
2004: La Torre Goldman Sachs , Jersey City, Nueva Jersey.
2004-2005: Centro BOK, Tulsa, Oklahoma.
2005: Centro Cira, Filadelfia, Pennsylvania.
2005: Edificio Repsol-YPF, Buenos Aires, Argentina.
2006: Federal Building Eastern District Courthouse, Brooklyn, Nueva York.
2006: Complejo y Aulas para la Investigación en Ciencia e Ingeniería en la Universidad de Houston, Houston, Texas.
2006: Rama Central de la Biblioteca Pública de Minneapolis, Minneapolis, Minnesota.
2006: Centro del Campus Joe Rosenfield 25 en el Grinnell College, Grinnell, Iowa .
2007: Residencias y Hotel St. Regis, ciudad de México, México.
2009: Centro Costanera, Santiago de Chile. Edificio Desconocido Característico en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos.
2009: Torre de la Estación sur, Boston, Massachusetts.
2007-2013: Torre Sevilla, (Sevilla); CityCenter; ARIA Resort & Casino (Las Vegas, Estados Unidos).
Centro Overture para las Artes (Overture Center for the Arts) Madison (Wisconsin) Estados Unidos.
2008-2019: Torre Mitikah, en construcción, (Ciudad de México).
2009-2010: Torre Chiapas, (Tuxtla Gutiérrez, México).
2009-2014: Proyecto Porta Nuova, (Milán).
2018: Salesforce Transit Center, (San Francisco).
2020: Mirador del Valle, (en proyecto Argentina).

© 2018 | www.revistaclima.com.ar - Derechos reservados.